El viaje ideológico de un judío estalinista

Chimen Abramsky atesoró en su casa dos bibliotecas completas, una marxista y otra judía. (CC)

Chimen Abramsky atesoró en su casa dos bibliotecas completas, una marxista y otra judía. (CC)

“ Quiero agarrar a C. Allen por el cuello y darle un puñetazo. Quiero gritarle por idiota. Quiero decirle que ha mancillado el recuerdo que yo tenía de mi abuelo. Pero a C. Allen no hay dónde encontrarlo”. La rabia de Sasha Abramsky se dirige hacia el autor del obituario La deuda de los judíos con Iósif Stalin, escrito bajo seudónimo por su querido abuelo, Chimen Abramsky, uno de los expertos en historia del marxismo y del judaísmo más importantes del siglo XX y  cuya biografía firma su nieto en La casa de los veinte mil libros.

El periodista estadounidense Sasha Abramsky ha dedicado buena parte de su vida a escribir esta historia que trasciende la biografía de su abuelo para convertirse en el fresco de un árbol genealógico propio que hunde sus raíces en la historia de Europa y occidente a lo largo de varios siglos. Es una historia de amor a los libros, a su cultura (la judía) y a sus abuelos, amigos íntimos de toda la clase intelectual de izquierdas europea que creyó en un sueño utópico que se reveló como un monstruo.

Es difícil  definir con exactitud la profesión de Chimen Abramsky, oficialmente profesor emérito de estudios judíos en el University College London, pero fue sobre todo un bibliófilo apasionado que dedicó su vida a la palabra escrita hasta el punto de atesorar una colección personal que invadía literalmente su hogar, el número 5 de la calle Hillway. Esa casa y sus libros se funden de tal manera con la vida de Chimen que su nieto rehuye de contar su historia de forma cronológi  ca y lo hace recorriendo cada habitación. Sasha Abramsky desnuda la intimidad de su familia a través de los libros del recibidor, del salón o del comedor y descubre así, mientras repasa momentos trascendentales de la historia europea, la evolución personal de su abuelo que pasa de ser ferviente comunista entre los años 40 y 50, a liberal sionista a partir del año 58.

Seguir leyendo El viaje ideológico de un judío estalinista

Rebelión en el reino de la felicidad

  • Ray Loriga construye en ‘Rendición’ una fábula sobre una sociedad aparentemente perfecta que cambia intimidad por protección y seguridad hasta llevar al desarraigo de uno mismo

Ray-Loriga-Rendicion-Alfaguara-EFE_CYMIMA20170712_0003_13Los traidores están colgados de un poste, boca abajo, en la entrada de la ciudad de cristal. Es una advertencia muy clara para los recién llegados de cómo actuar a la vista del funcionamiento de la justicia en ese extraño reino de la felicidad donde todo individuo debe ser evacuado ante los últimos e imprecisos estertores de la guerra.

En Rendición (premio Alfaguara de Novela 2017), el español Ray Loriga abandona su propio cliché de escritor moderno y underground, fraguado en los 90, y se aproxima a la literatura distópica de Huxley, Orwell o Kafka con este relato de un mundo que proporciona la seguridad y felicidad constantes a todos sus habitantes hasta arrebatarles el alma con su completa y dichosa colaboración.

Después de diez años de guerra y la pérdida de sus dos hijos, una pareja encuentra a un niño que no habla y al que ponen por nombre Julio. La pequeña nueva familia deberá cumplir con las indicaciones del Gobierno provisional para la evacuación: prender fuego a su casa y tierras y marchar junto al resto de habitantes de la comarca a la ciudad transparente, donde estarán a salvo de un conflicto del que ya no saben en qué punto se encuentra ni el papel que juega su país.

Seguir leyendo Rebelión en el reino de la felicidad

Volver a la patria a pesar del pasado

  • ‘Regreso a Berlín’ aborda el tortuoso retorno de un exiliado a la Alemania posthitleriana

Berlin-recuperarse-destruccion-Josef-Darchinger_CYMIMA20170818_0007_16Esta no es una historia clásica del postnazismo. Los buenos y los malos, los justos y los injustos, los cobardes y los valientes apenas tienen sitio aquí. Como en todos los traumas colectivos de la historia, la realidad de la Alemania posterior a Hitler fue poliédrica. Así lo vieron los ojos de Verna B. Carleton durante un viaje que hizo junto a su amiga, la fotógrafa Gisèle Freund, a finales de los años 50 y que sirvió para alumbrar su novela Regreso a Berlín, editada en español por primera vez por Periférica y Errata Naturae en 2017.

La narración se inspira en aquella batalla íntima que supuso para Freund volver a su patria natal, que había abandonado a principios de los años 30, y aceptar que no soportaba oír hablar de ella ni podía olvidarla tampoco.

Eric es el alter ego de la fotógrafa, aunque habrá que esperar varias páginas para saber que su nombre real es Erich. Una periodista estadounidense -narradora omnipresente y que suple el papel de Carleton como testigo- conoce durante un viaje trasatlántico entre Venezuela y Reino Unido a Eric y Nora Devon, una pareja británica que ronda la cuarentena y con la que entabla una fuerte amistad. A lo largo del periplo se desvela que el taciturno Eric es realmente un alemán exiliado en Londres desde el ascenso de Hitler al poder. El rechazo que siente por su país y compatriotas lo ha empujado a cambiar su nombre y ocultar su pasado incluso dentro de su círculo más íntimo.

Seguir leyendo Volver a la patria a pesar del pasado

Todos náufragos

20376gDe todas las guerras en las que Ramón Lobo ha estado solo hay una de la que nunca pudo regresar: la que mantuvo con su padre durante 60 años, la única capaz de sobrevivir a la muerte de uno de los contendientes durante al menos la mitad de ese tiempo, porque Ramón Lobo padre murió en 1983, justo cuando “la transición había comenzado”. La personal. De la política ya hablaremos.

Todos náufragos, último libro de Ramón Lobo Leyder (1955), es en parte una autobiografía y es, por otra, la biografía de la España del siglo XX: un país que despertó de la crisis explosiva de finales del XIX alumbrando una generación llamada a cambiar las cosas pero que acabó muerta o silenciada por 40 años de una dictadura que lo infectó todo sin que aún se haya hecho el trabajo necesario para la reconciliación. El drama de España es el drama de la familia Lobo, que encarna como un crisol cien años de un país que en su viaje de la dictadura a la democracia dejó “olvidado un remolque cargado con las maletas de los pasajeros”.

Seguir leyendo Todos náufragos

Sobrevivir en los bajos fondos de La Habana

Yunisleidy-Reinaldo-conseguir-trabajar-FotogramaFilmax_CYMIMA20151009_0024_13“El pobre en un país pobre solo puede esperar a que el tiempo pase y le llegue su hora”, le dice el enterrador a Reinaldo. Y ya está. Una sola frase que contiene los 120 minutos que dura El rey de La Habana (2015) y que toma prestada de la novela de Pedro Juan Gutiérrez en que se basa el film de Agustí Villaronga que le ha valido la Concha de Plata a la actriz cubana Yordanka Ariosa en el Festival de Cine Internacional de San Sebastián.

El rey de La Habana es Reinaldo (Maykol David Tortolo), un adolescente marcado por un fatalismo que se abalanza contra el espectador en los dos primeros minutos del metraje. Su madre se agarra a un cable para evitar caer durante una discusión con sus hijos y muere electrocutada, su hermano se arroja al vacío desde la azotea y su abuela muere en silencio de un paro cardíaco. Rei es considerado culpable y enviado a un correccional de menores del que se escapa años después, cuando comienza su lucha por la supervivencia. No tiene carné, dice no saber leer y nunca ha trabajado, pero se asegura la vida gracias a las mujeres que deciden ayudarle seducidas por el descomunal tamaño de su miembro. Entre ellas, Magda (Yordanka Ariosa), la vecina que llenaba sus sueños eróticos en la infancia.

Seguir leyendo Sobrevivir en los bajos fondos de La Habana

‘Matrioskas’ del exilio

Calle Arbat, en Moscú. (Flickr)

Calle Arbat, en Moscú. (Flickr)

Moscú 1989. Mario, un periodista cubano que trabaja en el departamento de prensa del secretariado de la Organización para la Colaboración Económica Internacional (OCEI) para la representación de la Isla en la capital soviética, asiste junto a su familia al estreno teatral de El maestro y Margarita, cuyo personaje femenino principal interpreta Dolores, su amante. Con ella ha repasado el texto durante meses, jugando a confundir la realidad y la ficción en su representación de los papeles principales de la novela. La sátira de la literatura rusa de Bulgákov, censurada en la URSS hasta 1973, bebe sin pudor del Fausto de Goethe para hablar del bien y del mal y de la decadencia de la sociedad rusa tanto como Callejones de Arbat, del cubano-sueco Antonio Álvarez Gil, instrumentaliza El Maestro y Margarita para recordar los estragos de las dictaduras sobre los creadores y su obra.

Callejones de Arbat (Verbum, 2016) funciona como las matrioskas rusas. Esconde historias de totalitarismos, de falta de libertad y censura, de amor, de literatura y de exilio, unas dentro de otras. La historia de Mario contiene la de Santiago, el padre de Dolores, un niño de la guerra civil española que dejó su tierra huyendo de un fascismo para ir a vivir otro; y la de Santiago, a su vez, la de las purgas estalinistas de los creadores de la Edad de Plata rusa.

Seguir leyendo ‘Matrioskas’ del exilio