A los cines, ciudadanos

El cine de autor vive un resurgimiento marcado por experiencias educativas que persiguen acercar la narrativa cinematográfica a la infancia, iniciativas vecinales que reabren salas cerradas y pequeñas empresas que promueven una experiencia fílmica integral.

TintaLibre. Mayo 2015

Descargar (PDF, 601KB)

La estafa de la libre elección educativa

Destinada a acoger a los hijos del ‘baby boom’, la escuela concertada se ha convertido en una anomalía en el escenario educativo europeo. Un modelo al que muchos acusan de hacer una selección encubierta de su alumnado.

TintaLibre. Enero 2015

Descargar (PDF, 609KB)

Nadie detiene al AVE

Desde los años 90, los expertos en infraestructuras alertaban de lo que la sociedad española está descubriendo demasiado tarde. La alta velocidad se ha sobredimensionado, la factura es impagable y la planificación inexistente. Es la enésima burbuja económica de España, pero nadie quiere echarle freno.

TintaLibre. Enero 2015

Descargar (PDF, 440KB)

La igualdad se queda en el banquillo

Las polémicas que rodean las competiciones copan la mayoría de noticias sobre el deporte femenino. La falta de derechos laborales y los obstáculos para que las deportistas se profesionalicen empañan los éxitos recientes.

TintaLibre. Septiembre 2015

Descargar (PDF, 118KB)

El hombre que enseña a hacer la revolución

1348238590_243497_1348239231_noticia_normal

Srdja Popovic (Belgrado, 1973) es director ejecutivo de CANVAS. /CANVAS

Detrás de centenares de activistas egipcios, ucranianos, birmanos e, incluso, venezolanos se encuentra Srdja Popovic (Belgrado, 1973) director ejecutivo de CANVAS una organización fundada en 2004 para “educar en el uso de la confrontación no violenta como instrumento para derribar dictaduras y promover la democracia en el mundo” siguiendo tres –aparentemente simples– principios: unidad, planificación y disciplina no violenta. A él acudieron, en 2009, un grupo de jóvenes egipcios que no dudaron en hacer la maleta y viajar hasta Belgrado buscando el secreto para derrocar al rais. Siete días después de asistir al taller en el centro de Europa, los muchachos volvieron a El Cairo y fundaron el Movimiento 6 de Abril, una de las organizaciones laicas que convocaron las protestas de Tahrir. El éxito de la movilización llevó a Popovic a convertirse en una de las 10 personas más influyentes de 2011 en el ranking la revista estadounidense Foreign Policy.

Han pasado casi diez años desde que Srdja Popovic empezara a sembrar su concepto de lucha no violenta en los jóvenes activistas que protagonizaron las revoluciones de colores de los países exsoviéticos, pero él sigue negando que su organización sea una “exportadora de revoluciones” como se la califica desde algunos medios. “Quizá hemos dotado a los activistas de algunas herramientas pero el mérito es suyo, a ellos les pertenece”, asegura el serbio.

Srdja Popovic no es un simple teórico de la revolución pacífica; sabe de lo que habla. En 1999 estudiaba biología marina en la universidad de Belgrado cuando fundó, junto a otros 10 compañeros, Otpor (Basta), un movimiento juvenil decisivo en la caída de Milosevic. Allí empezó a poner en práctica algunas de las técnicas que ahora enseña por todo el mundo y entre las que subraya una, el risactivismo. “Es el uso del humor, y esto puede incluir la mofa y el ridículo, en la movilización social y la acción no violenta. El risactivismo ayuda a la gente a expulsar el miedo y la apatía, a construir una atmósfera positiva y rebajar la probabilidad del uso de la violencia”, asegura. Su inspiración son los movimientos contraculturales de los 60, los Yippies, los Yes Men o los Monty Python.

Seguir leyendo El hombre que enseña a hacer la revolución

No censures el grito de la guerra

1335274901_428848_1335282788_noticia_normal

Imagen ganadora del Pulitzer 2012, tomada en Kabul tras el atentado del pasado 6 de diciembre. / MASSOUD HOSSAINI (AFP)

Massoud Hossaini capturó la imagen de Tarana Akbari (11 años) con su Nikon el pasado 6 de diciembre durante la celebración de la festividad chií de la Ashura, cuando un atentado suicida dejó el terrible balance de 55 muertos y 150 heridos en las puertas de una ermita de Kabul, Afganistán. La fotografía de Tarana gritando, vestida de un verde salpicado de rojo, en medio de un mar de cuerpos ensangrentados, ha recuperado el protagonismo que le dio The New York Times al publicarla en su portada un día después por un doble motivo: se ha convertido en la última ganadora del Pulitzer y ha supuesto un retorno al eterno debate ético de los límites de las imágenes violentas en el fotoperiodismo.

La instantánea fue lo suficientemente potente para convertirse en la portada del diario norteamericano. Sin embargo, diarios como The Wall Street Journal o The Washington Post prefirieron dar otras versiones de la escena que restringen parte de la tragedia. Otros medios digitales optaron por no publicar la imagen o mostrarla cortada. El portal MSNBC (Microsoft y NBC) solo decidió publicarla tras serle concedido el galardón y bajo advertencia. Algo parecido hizo el Huffington Post, que ofrece un corte de la imagen en la parte superior de su web con posibilidad de verla completa más abajo con una alerta. La razón, según los responsables de estos medios, es que la visión de los cuerpos –especialmente los menores– podía herir la sensibilidad de los lectores y que basta con intuir el horror sin que sea necesaria una imagen explícita.

Seguir leyendo No censures el grito de la guerra

La arquitectura de Calatrava convive con 5.400 solares insalubres

Solar de los jesuitas, junto al jardin botanico de valencia. foto: santiago carreguí

Solar de los jesuitas, junto al jardin botanico de valencia. foto: santiago carreguí

Matorral, basura, vidrio, ratas… Entre los edificios faraónicos y las instalaciones de los grandes eventos de Calatrava, bulle otra Valencia. La oculta al turista, la del día a día del ciudadano. Salpicada de huecos estériles donde lo único que sobran son ideas. Ante la falta de dinero y la desidia de las administraciones, vecinos y colectivos de profesionales y ciudadanos han hecho de la necesidad virtud para convertirse, o al menos intentarlo, en motor de una ciudad más habitable, sostenible y creativa.

Valencia acumula en torno a 400 solares de propiedad municipal y más de 5.000 privados, según la oficina de estadística del Ayuntamiento. En total, más de 6,5 millones de metros cuadrados en los que crece la vegetación de forma desordenada, se apila la basura y se acaban formando guetos que atraen problemas e inseguridad. El verano agrava la situación con el calor y los incendios. Es el caso del PAI de Benimaclet, un espacio de 260.000 metros cuadrados al norte de Valencia adjudicado en 1994 a varias promotoras para la construcción de miles de viviendas. Este inmenso “hueco”, lleno de basura, ha sufrido tres incendios en los dos últimos veranos.

Un libro para Abu Mohammed

cropped-6140017255_815f69e70e_bLos 500 libros que Abu Mohammed atesoraba ardieron cuando su casa fue atacada premeditadamente por las tropas de Bachar el Asad el pasado 28 de abril. Pero esto no es una historia política. Daniel Mermelstein, experiodista de la BBC, escuchó el drama de Abu, publicado por el periodista de la cadena británica Ian Pannell, y quedó profundamente conmovido, así que decidió tratar de reconstruir la biblioteca a través de donaciones en la Red.

Abu Mohammed -un nombre ficticio bajo el que preserva su seguridad- vivía en la provincia de Idlib, en el noroeste de Siria, cuando Pannelli le conoció. En su primer encuentro con el periodista, en el mes de febrero, este sirio licenciado en Literatura inglesa, afirmó: “Me gustaría que la gente en Siria llevase un bolígrafo, no una espada”.

Seguir leyendo Un libro para Abu Mohammed

Noches de cine en Velluters

Vecinos del barrio de Velluters toman posiciones para asistir a la proyección de Pa Negre / TANIA CASTRO

Vecinos del barrio de Velluters toman posiciones para asistir a la proyección de Pa Negre / TANIA CASTRO

Con la silla bajo el brazo, más de un centenar de curiosos y vecinos del barrio de Velluters ocuparon la plaza del Pilar a las 22.00 de ayer para asistir, de forma gratuita, a la proyección de la película Pa Negre, del realizador mallorquín Agustí Villaronga y ganadora de 9 goyas.

Pa Negre era la primera de las cuatro películas que se exhibirán dentro del ciclo Cinema en valencià que organizan la Asociación Cultural La Lluna Roja y la Asociación de vecinos El Palleter. Con ellas colabora el Servicio de Política Lingüística de la Universidad de Valencia (UV).

La proyección se convirtió en una reivindicación de la lengua valenciana. Bajo la pantalla, situada en una esquina de la plaza, un cartel rezaba “Sí al valencià. Cap agressió a la nostra llengua“.

Seguir leyendo Noches de cine en Velluters

‘Ecobiciacción’ del 15-M en la huerta

Dicen desde el movimiento 15-M que en verano no se para. Ayer, dedicaron la mañana a su faceta más ecologista. La asamblea Indignada 15-M Horta-Albufera de Valencia se unió al movimiento Salvem Catarroja para reivindicar la huerta valenciana con Pren l’horta, un conjunto de actividades divulgativas y de reflexión para la protección de los humedales de l’Horta Sur.

Para ello, realizaron ayer su primera acción, un paseo en bici -o ecobiciacción, como lo llamaron- que recorrió Catarroja, Paiporta, Alcàsser y sus huertas, con una parada para debatir posibles acciones para la protección de la zona en un paraje emblemático, L’Hort de Ferrís.

El lugar no se eligió al azar. La zona donde se encuentra L’Hort de Ferrís está afectada por la construcción de Nou Mil·leni, un proyecto urbanístico autorizado en 2007 que supondría la edificación de unas 13.400 viviendas en una extensión de 1,7 millones de metros cuadrados y que duplicaría la población de Catarroja. El proyecto, impulsada por las empresas Llanera y la Generalitat, se ha ido retrasando en numerosas ocasiones por problemas económicos de la constructora o la paralización del Tribunal Superior de Justicia valenciano que considera que no está acreditado que haya agua suficiente para abastecer a toda la población que soportaría el municipio.

Piedad nació en L’Hort de Ferrís. Aunque confía en la paralización de Nou Mil·leni, vive pendiente desde 2005 de la anunciada expropiación de la casa y sus terrenos, más de 800 metros cuadrados por los que le ofrecen 300.000 euros. Un mes después de serle comunicado el derribo de la casa, su padre falleció de un infarto cerebral que los médicos atribuyeron a un disgusto.

Piedad estaba ayer encantada de acoger a los chicos del 15-M en su casa. Su marido asegura que el Ayuntamiento está permitiendo la degradación de la huerta, donde se han producido ya varios incendios – el último hace una semana – para acabar con ella. Los miembros de Salvem Catarroja han rescatado un huerto vecino, lo trabajan e incluso venden algo de lo que cultivan para pagar los gastos del movimiento, que considera que la construcción del PAI es inútil -aseguran que en Catarroja ya hay 4.000 viviendas vacías – y atenta además contra la huerta.

Ayer, el 15-M y Salvem Catarroja debatieron propuestas para recuperar los pocos humedales que quedan en la zona fomentando medidas de autogestión para rebelarse contra lo que consideran políticas destructoras de las economías globalizadas.

El País