Kevin Mitnick, ex hacker: “Puedo entrar en tu teléfono móvil”

Kevin Mitnick durante la entrevista. / SANTIAGO CARREGUÍ

Kevin Mitnick, ayer durante la entrevista. / SANTIAGO CARREGUÍ

Kevin Mitnick (1963) gestiona su tiempo como una estrella. Y podría decirse que lo es, a juzgar por la fila de personas que esperaban ayer en el Museo Príncipe Felipe de Valencia para escuchar su conferencia sobre seguridad en la Campus Party. Dentro de su limitado tiempo, el expirata informático estadounidense pudo dedicar unos minutos a atender a este periódico. “Mientras estamos aquí sentados hablando estoy hackeando tu móvil”, bromeó Mitnick. Más serio, añadió: “Puedo hacer cualquier cosa. Obtener tu contraseña, todos tus códigos, acceder directa y físicamente… Todo depende del nivel de seguridad que tengas”.

Y no es broma. Pero este hombre, que puso en jaque al FBI y del que un juez llegó a decir que con tan solo un soplo era capaz de activar los códigos de lanzamiento de misiles, ha dado un giro a su vida.

Admite que ha tenido mucha suerte al poder pasar desde el “lado oscuro” del hacking a tener su propia consultora de seguridad. Años después de su paso por prisión, las restricciones que el Gobierno norteamericano tenía sobre Mitnick a la hora de contar su vida han terminado. Por eso, el próximo 15 de agosto saldrá a la venta su autobiografía Ghost in the wires: my adventures as the world’s most wanted hacker (El fantasma de los cables: mis aventuras como el hacker más buscado del mundo).

El movimiento generado a favor de su libertad, Free Kevin, recuerda a Anonymus y Julian Assange, pero Mitnick no lo ve tan claro: “La diferencia es que él no está en la cárcel, es pronto para establecer esa comparación, además Assange se enfrenta a cargos en Suecia, por ahora”. Sin embargo, el expirata informático se confiesa admirador del neozelandés: “Creo que Julian Assange tiene un par de narices. Me gusta mucho leer los cables y quiero saber cómo acabará esta historia, aunque en realidad es Bradley Manning el que tiene el mérito de haber pasado la información clasificada”.

Mitnick sabe mucho de los peligros de la Red y considera que los Estados no le dan suficiente importancia. “Los Gobiernos solo piensan en invertir en seguridad cuando tienen un problema con los hackers porque no es algo que genere ingresos”.

¿Un consejo de seguridad? “Básicamente tener un buen cortafuegos, usar un navegador seguro, y cuidar el cifrado y lo que nos descargamos”.

El País